Sindicato de Trabajadores de la Industria del Carbón SINTRACARBÓN

En la prensa

Por: Redacción El Espectador

Los indígenas de katsialamana se tomó la vía férrea del Cerrejón pidiendo una concertación con el Icbf para la atención a la primera infancia. La Defensoría dice que los líderes han recibido amenazas.

Seis líderes indígenas y un menor de edad fueron capturados el fin de semana, luego de que el Esmad de la Policía sacara con gases lacrimógenos a los wayuu de la comunidad de katsialamana que desde el pasado 31 de enero mantenían bloqueada la vía férrea de El Cerrejón en el kilómetro 70, sobre el paso que conduce de Uribia a Cuatro Vías, en La Guajira.

De acuerdo con la comunidad indígena, los uniformados llegaron a la zona donde realizaban el bloqueo y con gases lacrimógenos los evacuaron del lugar. “Por exigir nuestros derechos el gobierno nos respondió con el Esmad. A mí me agredieron me rompieron mi manta y me golpearon en las piernas”, aseguró Yoleidis Pana, autoridad tradicional katsialamana.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo informó que el desalojo de los indígenas se debió a que el pasado viernes 3 de febrero hubo un consejo de seguridad en el que participó la Fiscalía y autoridades locales, en el que se acordó que los wayuu se retirarían de la vía, estos aseguraron que lo harían hasta el sábado que todas las autoridades indígenas estuvieran reunidas, pero continuaron el bloqueo, por lo que la Policía decidió enviar al Esmad.

Los indígenas comenzaron ls protestas desde el 19 de diciembre, luego de que el Icbf implementara un nuevo plan de atención a la primera infancia en la región, según los wayuu pasando por encima de la autonomía indígena y el derecho a la consulta previa, ya que que no fueron tenidos en cuenta para su implementación.

Las protestas continuaron hasta el 17 de enero que los indígenas tuvieron una reunión, en el despacho del gobernador de La Guajira con el alto comisionado para las regiones, quien prometió volver al departamento con respuestas del Gobierno central a sus peticiones, entre las que se destacaba la imposición de nuevos operadores, que antes eran manejados por las comunidades, para la atención a la primera infancia, personal que no cuenta con el aval de las autoridades tradicionales indígenas.

Luego de la reunión los wayuu prometieron detener sus protestas hasta que el alto Comisionado volviera con una respuesta, pero ante reiteradas amenazas y recientemente, la entrega de panfletos en las comunidades en las que se le advierte a los líderes que retiren sus exigencias, la comunidad katsialamana decidió el pasado 31 de enero bloquear la vía férrea del Cerrejón.

“Desde el 25 de enero les comenzaron a llegar unos panfletos amenazantes para pedirles que se retiraran de las protestas que habían iniciado. Ellos bloquean la vía por la inseguridad que sentían por las amenazas, porque ya no eran solo telefónicas y por whatsapp sino que también eran escritas, advirtiéndoles que se retiraran”, dijo Soraya Escobar, delegada de la defensoría en La Guajira.

Soluciones

En el consejo de seguridad que se organizó el pasado viernes, tanto la Fiscalía como la Policía se comprometieron a acompañar a los líderes indígenas amenazados para que adelantaran los procesos de las denuncias, mientras la Unidad de Protección llegaba a la zona para analizar el nivel de riesgo debido a que uno de los panfletos estaba firmado por la banda criminal de Los Rastrojos, que según la Policía local no opera en la zona.

Por su parte, el alto Consejero para las regiones se comprometió a tener una respuesta del Gobierno entre el 15 y el 17 de febrero, como lo dijo durante la mesa de concertación con los Wayuu.

Mientras que los siete capturados durante el fin de semana en la zona donde la comunidad se tomó la vía se encuentran detenidos en Maicao y serán judicializados por obstrucción del orden público. Frente a estos hechos la Organización Nacional Indígena (Onic) se pronunció y exigió a las agencias nacionales, internacionales y demás organizaciones de la sociedad civil garantizar la protección de los pueblos indígenas que protestan en la defensa de sus derechos étnicos y territoriales.